///

///

domingo, 31 de diciembre de 2006

La neurona de ETA

Nota de Super Agencia 86

Editorial

Cuando un puñado de fósiles del museo de la muerte, con el cerebro dañado y empequeñecido por años de autoalienación sectaria, provinciana, anacrónica, religiosa y asesina.

Que además vive en continua adrenalina, viste con pistolas y dinamita, lleva la cartera llena de billetes robados al estilo de la camorra, huye constantemente y mira de reojo, de forma paranoica, cualquier movimiento.

Que se cree en su fuero interno el protagonista de una película de gánsters en blanco y negro.

Lo más normal, dado que está incapacitado para poder llegar a ser otra cosa en su importante vida, es que se comporte de la única manera que sabe.

No hablar. No pensar. No sentir. Sólo matar.

Nunca podrá ser ebanista, o pescador, o pintor, o tendero, o barrendero, o contable, o ejecutivo, o escritor, o madre o padre de familia, o bailarín, o hijo, o cocinero, o doctora, o músico, o...

NUNCA podrá ser nada porque tan sólo es una abyecta neurona asesina.

¿Qué se puede esperar de esa neurona modificada a fuerza de sectarismo ejercido por maestrillos del terrorismo, unos ancianos que ya no tienen interés ni en su propia vida?

Esa neurona sólo está capacitada para realizar una acción: matar y causar mal.

Se le da la oportunidad de ser benevolente con lo que le queda de vida, después de la cárcel si ya ha matado, y evidentemente prefiere seguir siendo una asesina sin objetivos, sin amigos, sin pueblo, sin hogar, sin ilusión, sin presente, sin futuro.

Animal sin dignidad.

Mis cucarachas-robots tienen más respeto con su entorno.

1 comentario:

lubna dijo...

han saltado tantas cosas por los aires con ese artefacto, tantas ilusioes, tantas esperanzas... Todavia kedan ( kedamos ) kienes creen en ls sueños, en las utopias, en las palabras y en un mañana sin bombas ni tiros en la nuca. Y ahora de nuevo se abre el abismo del miedo.

malditos