///

///

martes, 28 de agosto de 2007

Queridos amigos

"No pretendo ocasionar malestar alguno al escaso grupo de amigos que poseo, pero tengo que hacer público que todos ellos son unos cabrones".

Así se manifestó Alfonso Escaldrín cuando se enteró al leer El Heraldo de tu Pueblo de que la quiniela que desde hace años rellenaba con sus tres amigos no le había tocado a él.


4 comentarios:

Microalgo dijo...

Jua!!!

Qué florida retórica, en todo caso. Espero que no pase de ahí a la escopeta de postas (con justa ira, por otra parte).

Microalgo dijo...

Jua!!!

Qué florida retórica, en todo caso. Espero que no pase de ahí a la escopeta de postas (con justa ira, por otra parte).

ese dijo...

En realidad, con intención de tergiversar el hecho, he extraído sólo una parte de la confesión del Sr. Escaldrín y no he incluido sus declaraciones completas:
"... y además estúpidos. Hablaron demasiado pronto del asunto afirmando que la quiniela les había tocado a los tres, sin darse cuenta de que, esa semana, el boleto lo había echado yo. Al leer el periódico, salí del pueblo con intención de no volver, pasé por la capital donde cobré el premio, y aquí me encuentro tomando el sol. Recordando amigos".

Carlos Añejo dijo...

Lo siento mucho por Don Alfonso, pero mucho me temo que sus amigos ya no leen "El Heraldo de tu pueblo". Ahora leen los semanarios "Tú yate y tú", "La gaceta del golfista", y "Sanitarios de oro", mientras defecan en sus váteres de oro.