///

///

miércoles, 22 de agosto de 2007

Promesa diaria

"Mañana me levantaré al amanecer y me acostaré al anochecer".

Pensaba Martina Cucarachita en mitad de la charla que mantenía con Salcacho, un amigo suyo, a las tres de la madrugada.

- Salcacho, salgo a dar una vuelta que me encuentro extraña. Estoy despistada, no presto atención a lo que me hablamos, y me siento cansada. Como de enfermedad.

- Pues vete a casa y acuéstate.

- Sabes que si lo hago me pondré nerviosa. El insomnio y la cama son incompatibles.

- Entonces tendrás que dar vueltas y vueltas como siempre.

- Sí. A ello.

Martina se fue del bar para pasear por el barrio. Caminó hasta que salió el sol, fue a casa, se duchó, se dirigió al trabajo, y modificó su promesa:

"Hoy me acostaré al anochecer y me levantaré al amanecer".


2 comentarios:

Magapola dijo...

Como yo, igualita, igualita.

ese dijo...

Cuando estás en época de insomnio deseas dormir y, mientras, no paras de hacer cosas.
Y cuando pasas a la fase de sueño casi regular te das cuenta de la cantidad de cosas que ya no haces.