///

///

sábado, 7 de junio de 2008

Amigo conductor

Leyendo las noticias de hoy me siento más tranquilo.

Los mini sindicatos de transportistas desean ir a la huelga.

Mientras dura ésta, ya que se les ha escapado de las manos al no saber pararla porque los que deciden en el sindicato no han aprendido aún a pensar ni a negociar, estaremos más seguros.

En un porcentaje apabullante y sospechoso, casi siempre que hay un accidente en la carretera está implicado, al menos, un conductor "profesional".

Quizá la solución pase por ofrecerles un retiro espiritual en clubs de carretera. Que convivan allí una semana. Y mientras reciben lecciones de conducir y sensatez aprendan a dejar de pensar que nuestros impuestos no les tienen que pagar sus farias, copas y juergas.

Luego retirarles el carné de conducir vehículos objetivamente peligrosos y para que dejen de cotillear por lo caro del gasoil que se compren una bici con carrito para transportar sus cargas.

Habría menos accidentes en la carretera, menos contaminación, y nos quitaríamos a unos llorones de encima.

PD. Estoy pensando ahora en las reivindicaciones de los taxistas... juasssss.


4 comentarios:

єѕтησм dijo...

Por fin reaparece Vd y buscando bronca además.
Supongo que, como en todo, pagarán justos por pecadores pero cuánta razón tiene don Ese.

ese dijo...

Agradable sorpresa.
Llevo una buena temporada sin posibilidad de hacer nada. Y aún queda un rato para que cambie la inercia.
Por ello las ganas de bronca. Es una forma de sentirse vivo.
A los justos y a los pecadores, hijos del mismo fanático, siempre les meto en el mismo saco.
Hay muchas más posibilidades de acertar cuando generalizas que cuando empiezas a pensar que no todo el mundo es igual.

NáN dijo...

Le hacía ya perdido por un viaje denso y estrafalario (más que la realidad), pero reaparece tratando injustamente los cierres patronales: ¡que sería de nosotros, los inertes, sin nuestros patronos, que se ocupan de que al menos estemos unas horas quietos en un lugar y sin molestar.

Lo de "justos y pecadores, hijos del mismo fanático" es una reentré por la puerta grande.

¡Bienvenido!

ese dijo...

¡Qué alegría por la bienvenida!

Creo que lo de denso y estrafalario, desafortunadamente, es más real de lo que te imaginas. Pero es mejor dejarlo así colgado como si de un viaje de Verne se tratara que tratarlo sin fantasía.

No te preocupes. Nuestros patronos son sabios y ya están viendo la manera de hacer que pasemos más horas en nuestros hogareños lugares de trabajo. Para que no molestemos tanto y hagamos nuestras compras en el menor tiempo posible.

Es una nueva táctica. Trabajar más horas, ganar menos, gastarlo más rápido y seis horas para dormir y no pensar en ello.